Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Publicado el 10 Dic, 2015 el Mi viaje, Viajes | 0 comentarios

Tierra de Mapuches.

Tierra de Mapuches.

San Martín de los Andes se encuentra ubicado en un valle de la cordillera andino patagónica de Argentina. Este pueblo, a orillas del lago Lacar, parece recibir al buen tiempo con los brazos abiertos, dispuesto a cambiar su intensa temporada de esquí, por una atractiva primavera llena de alternativas al aire libre.

Llegamos a este pueblo después de unas 20 horas en bus. Cogimos la opción cama, un poco más cara que la semi-cama pero totalmente recomendable. La diferencia es minima y te permite dormir toda la noche.

Al llegar nos encontramos con un precioso pueblo en un lugar maravilloso. El hostel que habíamos buscado era perfecto y muy cerca del centro. Tan pronto como nos acomodamos salimos a pasear por sus calles y por su embarcadero. San Martín esta bien cuidado, con casas bonitas y sus gentes son muy agradables.

Existe un mirador, de nombre Bandurrias, al que se llega subiendo por el margen  derecho del lago, tal y como se sale del pueblo. Al ir ascendiendo te encuentras con la increíble imagen del lago y las cumbres de la cordillera que lo rodean aún nevadas. A nuestro alrededor, la naturaleza exultante florece en todo su esplendor regalándonos olores y belleza.

Cuando llegamos a la cima, dos chicas Mapuches encargadas de cobrar una especie de peaje por transitar por los dominios de su pueblo, nos reciben con una gran sonrisa. En Argentina se paga por casi todo. Allí estuvimos sentados hablando con ellas de lo humano y lo divino un buen rato, antes de subir a admirar desde lo más alto todo aquel paisaje.

Nos habían hablado de una playa llamada la islita, a la que se llega atravesando el poblado Mapuche. No esperábamos encontrar un lugar donde la naturaleza fuera tan potente y tan hermosa. Pero antes de llegar, visitamos el colegio de los “mapuchitos”. Somos curiosos por naturaleza y la directora del centro fue encantadora. Conocer los lugares donde se desarrolla parte de la vida de una comunidad siempre es muy atrayente.

image  DSC02085

Al día siguiente volvimos a sentir la llamada de la naturaleza y decidimos ir a conocer la laguna Rosales. Hay que subir a un autobús durante media hora y este te deja justo en la entrada del camino. No sé cuanto tiempo pudimos estar viendo aquella cantidad enorme de aves revoloteando de un lado a otro sobre la laguna, el sonido era embrujador. Los caballos pastando en libertad por la verde pradera que rodea la laguna nos acompañaron hasta que la dejamos atrás. El trekking, haciendo todo el recorrido a pie de vuelta hasta el pueblo por el bosque, es sencillo, sin dificultad alguna, aunque hay que dedicarle unas cuatro horas.

DSC02142  image

Es San Martín de los Andes un lugar muy especial para acercarse a la naturaleza, disfrutar de sus gentes y pasar una larga temporada viendo y viviendo el cambio de estaciones, pero nosotros teníamos que seguir camino. Argentina es muy grande y ya estábamos oyendo la llamada del océano. Nos vamos a Puerto Madryn.

Sigo…

Publicar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *