Home Mundo Perito Moreno

Perito Moreno

por Sr. Pirulo

El viento de levante es el hermano pequeño de los vientos que azotan esta parte de Argentina.

El Parque Nacional de los Glaciares dista unos 80 kilómetros de la Villa El Calafate. Esta distancia la recorrimos en auto con los padres de un amigo Argentino que vive en España. Él y yo nos conocimos por otra de mis pasiones, las motos. Pero esa es otra historia.

Este encantador matrimonio nos recogió en la puerta de nuestro hostel, las otras noches dormiríamos en unos apartamentos de su propiedad, para llevarnos a visitar el Perito Moreno. La primera parada, ya dentro del Parque Nacional, la hicimos en el Mirador de los Suspiros, magnífica antesala de lo que estaba por venir. A pocos kilómetros de este mirador existe un aparcamiento donde puedes estacionar el vehículo. Desde allí, unos autobuses lanzadera te suben hasta el lugar donde empiezan unas pasarelas que te acercan al glaciar, pudiendo observarlo desde varios ángulos. Las pasarelas tienen un recorrido de más de 3 kilómetros, así que hay que tomárselo con calma.

DSC02655

Estaba feliz, eufórico, con los cinco sentidos abiertos de par en par. Tras tres meses viajando y ocho países visitados, y por primera vez en todo este tiempo, mis ojos no pudieron soportar lo que estaban viendo y rompieron a llorar.

Recorrimos las pasarelas para admirarlo desde todas las perspectivas posibles, y desde todas es absolutamente maravilloso.

El Perito Moreno es grande, muy grande,  pero no es su tamaño lo que me emocionó. Sus colores abarcan desde el blanco más inmaculado hasta todo el abanico posible, e incluso imposible, de azules. Pero esto tampoco fue lo que me sobrecogió.

Fue su voz. Lloré cuando oí por primera vez el sonido de su voz, aquella voz de la Pachamama que me hablaba, nos hablaba a todos desde lo más profundo de la tierra.

DSC02681   DSC02701

 

 

 

 

 

 

 

El Perito Moreno, esa mole descomunal de hielo que en un principio puede parecer muerta, blanca y fría, es la prueba más evidente de somos hijos de la Madre Tierra.

Sólo aquellos afortunados, que como nosotros, hayan podido estar frente a ese glaciar, saben de lo que estoy hablando.

Sigo…

Artículos Relacionados:

Deja un comentario

Este blog utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Asumiremos que estas de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo deseas. Acepto Leer más

Política de Privacidad & Cookies