Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Publicado el 3 Jun, 2015 el Viajes | 0 comentarios

Narbonne.

Narbonne.

Marcar un destino y una ruta y no tener la convicción de que vas a llegar es algo que me excita sobremanera desde muy joven. Este fue el caso de cuando quise visitar el sur de Francia durante unos días y los horarios y la meteorología se pusieron en contra. La idea era salir en coche desde Barcelona y subir hasta Narbonne, dormir en camping y visitar al día siguiente Carcassonne. ¿Por qué la opción del camping? Pues por dos motivos, hacía años que no saboreaba la aventura de viajar de camping, os aseguro que esta vez ha sido una grandísima aventura, y por otro lado el acercamiento y el contacto con las gentes y costumbres del lugar.

Narbonne

 

Estas dos ciudades son magnificas, bellas, históricas y muy agradables de pasear. Quizas Carcassonne demasiado pensada para el turismo y demasiado restaurada su fortaleza. Muchas veces hay que dejar que las ruinas nos muestren su belleza y sus leyendas…

Huir de restaurantes y bares típicos ha sido otra de las prioridades de esta escapada. Visitar el mercado de Narbonne es una cita obligada para degustar la gastronomía de la zona en estado natural.

Y es cierto que en todas partes hay gente buena y gente mala pero quizás en este viaje por el sur de Francia ha predominado más la gente antipática y mal educada, cosa que por otro lado no ha enturbiado la experiencia.

IMG_7753

 

Desde la primera vez que visite Francia, allá por el 2005, hay una idea que no ha dejado de rondarme por la cabeza, navegar por sus ríos y canales. Ese tipo de embarcaciones que hay amarradas a los márgenes de los ríos dentro de los pueblos y ciudades son verdaderas casas flotantes y existen empresas como www.leboat.es que organizan cruceros fluviales a gusto del consumidor. Algo que en algún momento tendré que probar.

Carcassonne

Publicar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *