Home España Mutriku

Mutriku

por Sr. Pirulo

Callejeando.

Me costó trabajo, mucho trabajo visitar el País Vasco por todo el problema que llevaban acarreando durante años con la banda terrorista ETA.

Amigos de allí, buenos amigos, insistían una y otra vez y yo una y otra vez decía que no.

Nunca olvidaré cuando uno de estos amigos, al que conocí en una aventura marítima, me dijo con lagrimas en los ojos que ya se había acabado todo, y que ya era hora de ir a su casa. Mi casa desde ese momento.

Solo entrar en el País Vasco y ya fuí consciente de que aquello iba a ser un disparate para los sentidos.

Mutriku es un preciosos pueblo a la orilla del Cantábrico, no es un pueblo turístico porque no tiene nada realmente que llame la atención para visitarlo. Pero es un pueblo de los más particular, de eso no me cabe la menor duda. Es un pueblo para vivirlo, para sentirlo, para dejarse atrapar por él.

Callejeando.

Y allá donde fueras haz lo que vieras: bañarse en el puerto pesquero-deportivo en las piscinas artificiales, que renuevan sus aguas al capricho de las mareas, para después tomarte unos zuritos en el chiringuito es cita obligada en verano. Como lo es el tomarse unos pinchos en un barcito de verano en lo más alto del pueblo con vista al mar. ¿Se llama El Flish? Vale, no me acuerdo pero es algo así.

¿Donde comer? Yo siempre he tenido la suerte de comer en sus sociedades gastronómicas o en sus casas, así que de lugares para comer no puedo opinar.

¿Volver a Mutriku? Yo mínimo una vez al año. ¿Y por qué repito habiendo tantos lugares en el mundo por descubrir? Sencillo, yo en Mutriku me siento bien. Sin más.

Artículos Relacionados:

Deja un comentario

Este blog utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Asumiremos que estas de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo deseas. Acepto Leer más

Política de Privacidad & Cookies