Home Mi Mundo Mi Andalucía

Mi Andalucía

por Sr. Pirulo

No creo que sea un viajero y mucho menos un trota mundos. Sí soy un mochilero pero por el simple hecho de que suelo llevar mochila a todas partes. En este momento histórico que nos ha tocado vivir yo estoy confinado en casa de mis padres y quiero compartir con vosotros un lugar muy especial para mí. Mi habitación de niño, mi cuarto de adolescente y mi refugio de juventud. Ahí es dónde más he viajado y donde más sitios he visitado porque he soñado con ellos.

Soñaba con surcar los mares a bordo de un velero y sentir el viento en mi cara mientras notaba la fuerza del timón bajo mis manos. Soñaba con sumergirme en las aguas cristalinas de un cenote y en recorrer las tierras sagradas de civilizaciones milenarias. Quería ver la inmensidad fría y blanca de un glaciar, contemplar esas catedrales de hielo y oír cómo rugen en su lento y constate caminar. Soñaba con cataratas, siempre me fascinaron las cataratas. La fuerza del agua en su búsqueda hacia el mar y el olor a tierra mojada que deja a su paso. La madre tierra parece que nos habla cuando el agua salta entre montañas. Y los desiertos. ¿Por qué soñaba tanto con los desierto si en los desierto no hay nada? Sólo fui capaz de entenderlo cuando empecé a recorrerlos y desde entonces siento que en esa silenciosa eternidad soy feliz. 

Aquellos sueños de adolescente me llevaron a recorrer el mundo entero,  pero había un lugar al que iba una y otra vez. Mi sueño, el sueño de mis sueños, recorrer las laderas de los Himalayas. Las grandes cumbres que acarician los cielos del mundo. 

En estos días he vuelto a soñar acurrucado entre blancas sábanas. Nuevos lugares, nuevas aventuras, nuevos olores, otros sabores y muchos amigos en el camino. Pero esta vez mis sueños se han llenado de las playas del sur del sur, de bosques mediterráneos y de pueblos blancos. Esos pueblos blancos que salpican todas y cada una de las ocho provincias que tiene esta parte del Mundo llamada Andalucía. Esta vez, en la misma cama y viviendo mi segunda juventud, he soñado con recorrer cada rincón de mi tierra, mi esencia, mi amor eterno. Andaluces de Andalucía. ¿Por qué te queremos tanto? ¿Por qué tenemos siempre que volver y no hay un día que no pensemos en ti cuando estamos fuera? Tú eres mi droga y mi consuelo, tú me das la vida y quiero en ti perderla. He vuelto a soñar y he soñado con Pinsapos, con la Alpujarra Granadina, con los bosques de Cazorla, con Doñana, con las cumbres de Sierra Nevada, con el desierto, otra vez el desierto, de Almería, y otra vez con el mar, mi mar. Sur, Andalucía, Cádiz, que tendrás que me has hecho soñar tanto. Esta tierra mía que mezcla sus pueblos y ciudades con los entornos naturales y los convierte en poesía. Y mi gente, la gente del sur. Andaluces que con solo una mirada son capaces de darte todo el oro del mundo. Sur, sur, bendito sur. No dejo de soñarte mientras permanezco confinado. Espérame tierra mía porque este año yo volveré a coger la mochila, pero este año yo viajo por el Sur. 

Y los sueños, si se persiguen, los sueños se cumplen.

Artículos Relacionados:

Deja un comentario

Este blog utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Asumiremos que estas de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo deseas. Acepto Leer más

Política de Privacidad & Cookies