Home Mundo Iguazú

Iguazú

por Sr. Pirulo

Aún me salpican los recuerdos y las imagines de nuestro paso por Iguazú. Quizás sea porque fue casi al final de nuestro viaje, de nuestra pequeña aventura, pero Iguazú se me viene a la cabeza una y otra vez a lo largo del día y de la noche.

Mi recuerdo más repetido es estando con los brazos extendidos casi debajo de una de las caídas de agua. Estaba emocionado, exultante, sintiendo la fuerza del agua que me empapaba por completo. El olor y el rugir de esas aguas no lo olvidaré mientras viva.

Tres noches, cuatro días. Ese el tiempo que estuvimos en Iguazú. Un día para el lado argentino de las cataratas y otro para la parte brasileña. Sobre qué zona es la más hermosa encontraréis muchas opiniones. Para gustos, colores.  Da igual, vas a visitar los dos lados y los dos te van a impresionar.

Sobre dónde dormir, cómo ir a las cataratas, cómo pasar de Argentina a Brasil, qué más hay que visitar o cuál es el mejor sitio para comer podéis encontrar miles de blogs y de websites en internet. Nosotros  no teníamos nada organizado, nunca tenemos nada organizado, y descubrirlo todo fue una divertida aventura.

Sí diré una cosa. Hay que ir, hay que estar allí, hay que abrir los sentidos y «empaparse» de Iguazú. Nunca pensamos en ir a esa parte de Argentina, estaba demasiado lejos, aunque en este país todo está demasiado lejos, y ha sido el broche perfecto para un viaje que comenzaba en la vieja Europa. Fueron cuatro días duros, difíciles en muchos aspectos, hasta conocimos de cerca a una serpiente Coral, de esas que te quitan la vida en cinco minutos. Pero todas esas cosas son pormenores de la grandiosidad de este lugar.

Sigo…

Artículos Relacionados:

Deja un comentario

Este blog utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Asumiremos que estas de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo deseas. Acepto Leer más

Política de Privacidad & Cookies