Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Publicado el 14 Ene, 2016 el Mi viaje, Viajes | 1 comentario

El Calafate

El Calafate

Salí de Ushuaia mirando hacia atrás. Me iba de un lugar soñado, pero estoy seguro de que volveré.

En Argentina, cuando decides viajar largas distancias, es recomendable comparar el precio del autobús y del avión. En muchas ocasiones la diferencia es insignificante e incluso puede ser más económico volar que pasarte 20 horas en un bus.

Nuestro próximo destino era El Calafate y nuestro objetivo el Perito Moreno. En esta ocasión, por tiempo y por dinero, nuestra mejor opción fue un vuelo.

Llegamos a El Calafate sin tener donde alojarnos la primera noche, las otras dos que estaríamos allí estábamos invitados en casa de un matrimonio que conocimos en nuestra escala de un día en Río Gallegos.

El bus que hace la ruta desde el aeropuerto Cte. Armando Tola a la localidad de El Calafate deja a cada pasajero en su albergue, hotel, hostel o dónde tengan reservado para dormir. ¿Todo el mundo sabe dónde va a alojarse? Todos no, nosotros no teníamos ni idea.

Decidimos con el conductor que nos dejara en la estación central donde existe una oficina de turismo. Y como dice mi madre: “llegar y pegar”. En la misma estación estaba la propietaria de un hostel ofreciendo su alojamiento. Acordamos precio, de lo más económico que hemos pagado en Argentina, y ella misma nos llevo a su establecimiento.

El lugar era adecuado, el pueblo acogedor, teníamos hambre y toda la tarde por delante.

El Calafate no es más que una turística localidad fundando hace cerca de 90 años y con poco más de 20.000 habitantes. Tiene una avenida principal repleta de tiendas y restaurantes que llenan de vida y de colorido el lugar. Y como todo en este país, lo mejor es una vez más la naturaleza. Este pueblo patagónico se encuentra a orillas del Lago Argentino, el tercero más profundo de Argentina tras el Lago San Martín y el Lago Buenos Aires.

DSC02653    DSC02647

Existe un sendero interpretado que bordea el lago y que invita a un agradable paseo donde poder disfrutar de la fauna y la flora de este bello paraje.

No os lo vais a creer. Tras el paseo nos entró morriña de Berlín y nos preparamos una suculenta cena a base de cervezas y salchichas. Mañana, Perito Moreno.

Sigo…

 

 

1 Comentario

Publicar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *