Home España De Caños de Meca a El Palmar.

De Caños de Meca a El Palmar.

por Sr. Pirulo

En plena adolescencia, allá por los principios de los 90, con ganas de redescubrir lugares sin la presencia parental y atraído por la cultura hippie, llegué a Caños de Meca. Aquello me pareció un autentico paraíso en la provincia de Cádiz, un lugar mágico sólo al alcance de unos cuantos alternativos. Allí no había supermercados, ni paseos marítimos, ni tumbonas en la playa, ni nada que se pudiera relacionar con el turismo de masa. Aquel lugar tenía y tiene una luz especial, un potente olor a mar y un ritmo de vida diferente, como si todo el mundo estuviera más «relajao», como si los minutos tuvieran 90 segundos.

Entre Conil de la Frontera y Barbate existía un paraíso hoy casi desaparecido. Aquellas eran largas playas de arenas blancas casi vírgenes, eran playas donde tu vecino de sombrilla más próximo estaba a decena de metros y el único ruido que escuchabas era el de las olas del Atlántico. Y no es que las playas de Caños de Meca o El Palmar hayan desaparecido, ni mucho menos, es que el turismo de masas ha llegado. Hasta hace muy pocos años, la escasez de aparcamientos alejaba de forma natural al dominguero de nevera, sombrilla y butacón, que al no poder dejar el vehiculo cerquita de la playa buscaba otras más accesibles.

Hoy en día han proliferado los aparcamientos en parcelas de particulares que son desbrozadas para «hacer el Agosto» por 3 € todo el día. La primera línea de playa está copada de chiringuitos, restaurantes, escuelas de surf y kite, tiendas de artesanía y atracciones de feria. Para llegar a la orilla hay que ir sorteando sombrillas y veraneantes, y el ambiente hippie de antaño se ha convertido en una pasarela de cuerpos esculturales que se broncean medio desnudos mientras camuflan el olor del mar con el de los bronceadores.

Por suerte, aún quedan por la zona playas como lo eran estas antes, pero esas me las guardo ni tan siquiera de mencionarlas, no vaya a ser que llegue el turismo de masas y luego ya se sabe.

Sigo…

Artículos Relacionados:

Deja un comentario

Este blog utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Asumiremos que estas de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo deseas. Acepto Leer más

Política de Privacidad & Cookies