Home Mi Mundo Covid-19 por el Mundo

Covid-19 por el Mundo

por Sr. Pirulo

El Mundo está cambiando por culpa de un bicho, el Covid-19. Esta pandemia que salpica a todos los rincones de la tierra va a hacer que nos relacionemos de nuevas maneras y que la normalidad que conocíamos se convierta en una nueva realidad. 

He pedido a varios amigos que viven su confinamiento en diferentes partes del Mundo que libremente nos cuenten cómo lo están viviendo, y estos son sus sinceros y espontáneos comentarios. 

Yiyi desde Cuba. 

Cuando en mi cotidianidad irrumpió la pandemia. De repente la dinámica de la vida cambió. En marzo el coronavirus se coló en la cotidianidad cubana, quedarse en casa se convirtió en imperativo de salvación. La naturaleza parece imponernos el desafío  de pensar cómo vivir mejor en familia con límites de espacios y recursos, pero sobre todo a tener paz cuando el futuro está hecho incertidumbre. 

Del lado positivo, puedo hacer cosas pendientes en casa, dedicarme por completo a proyectos profesionales, disfrutar junto a mis padres, ver la tele y mis ratos de ejercicio.  Aprovecho para mirarme por dentro y alimentar mi espíritu. La oración con mis amigos católicos continúa los martes, ahora por whatsapp, más creativos.

En Cuba dos horas son sagradas: a las 11am cuando en la rueda de prensa se actualiza sobre la situación epidemiológica del país y el mundo, y las 9 pm cuando todos aplaudimos en balcones y portales al personal de salud que diariamente salva vidas. 

Qué sucederá mañana lo desconozco, sé que todo pasará.  Lo importante es lo que puedo  hacer ahora  por mí y por los demás.

Alexandro y Mattias desde Cittá di castello, en Italia.

La vida aquí en Italia, durante 2 meses, ha sido suspendida desde principios de marzo. El gobierno se vio obligado a cerrar todo en el cierre para evitar que las personas se infecten aún más. Mi amigo Mattia y yo vivimos en la misma ciudad. Se encuentra en el centro de Italia en la región de Umbría y afortunadamente nuestra región no ha sido tan afectada como las regiones del norte de Italia. Pero aquí también tenemos miedo. Sólo se puede salir con la máscara protectora y con una autocertificación, solo para ir a trabajar si está permitido, para hacer compras y para emergencias. Ahora, con el nuevo decreto del 4 de mayo, afortunadamente también podemos salir a practicar deportes y encontrar a las novias y familiares en las casas, siempre que estén en la misma región. Por ahora, la curva de contagio está disminuyendo y esperamos que mejore cada vez más. Todos queremos volver a la normalidad.

Un abrazo fuerte Pirulo

Andrea desde Milan, en Italia. 

Hola, soy Andrea y vivo en Milán con mi esposa y mis cuatro hijos. Desde el viernes 21 de febrero, nuestras vidas han sufrido cambios radicales, Covid ha cambiado nuestras vidas. El domingo 8 de marzo, Lombardía se convirtió en una zona roja y mi esposa e hijos han estado en cuarentena desde ese día, sin salir de casa, sin ver a amigos y familiares.

Mi amigo Andrea desde el Hospital de Milan.

La escuela ha sido reemplazada por PC y plataformas digitales. Los niños hacen una lección en video y entregan su tarea a través de documentos de Google, se llama aprendizaje a distancia y ha transformado a nuestros niños en pequeños administradores.

Trabajo en el hospital, uno de los más grandes e importantes de Milán, transformado para hacer frente a la emergencia de salud; No trabajo estrechamente con los pacientes, pero todavía están en el centro del ciclón y a pesar de las medidas de seguridad adoptadas, el monstruo invisible siempre da mucho miedo.

Javi desde Colombia. 

Colombia es uno de los países que entró en estado de alarma con mayor anticipación. Esto significa que apenas hay casos de fallecidos en comparación con muchos países (493 en este momento), pero sin embargo, el impacto en la economía está siendo incalculable. Hay que tener en cuenta que aproximadamente el 70% de la economía colombiana se genera de forma informal, y que muchas familias viven con lo que ganan en el día a día. 

Por eso, muchas comunidades, especialmente las que viven del turismo, están pasando serias dificultades para conseguir alimentos. Teniendo en cuenta esta situación, hemos sacado la campaña “Una Cuarentena digna para el Tayrona”, para recaudar fondos y comprar comida que entregaremos, en persona, a las familias más vulnerables. Más información: www.cuarentenadigna.com 

Además de esto, y a pesar de que mi situación personal es buena dadas las circunstancias, también estamos  intentando conseguir vuelos humanitarios para que los más de 700 españoles y colombianos residentes en España, puedan regresar a sus hogares lo antes posible.

Lichy desde Santiago de Chile

Soy Lisette Reuse Ortiz, Enfermera Universitaria, trabajo en una Clínica de mi ciudad, vivo en la comuna de Las Condes, en Santiago de Chile.

Hace casi ya dos meses que esta pandemia llegó a nuestro país, Chile, y las medidas preventivas se fueron instalando poco a poco en nuestro diario vivir. Hoy, ya estamos con los Centros Comerciales cerrados, al igual que Gimnasios, Restaurantes, Colegios, Universidades, Plazas y en general todo el comercio. Las mascarillas ya es parte de nuestro atuendo habitual, así como las filas en supermercados, farmacias y otros, para evitar aglomeraciones. Pero sí podemos afirmar que no ha habido desabastecimiento. El confinamiento obligatorio ha sido paulatino y sólo en aquellos sectores y ciudades donde existe más contagio. Las Universidades y Colegios tienen clases virtuales, al igual que muchas empresas. Al sector Salud le preocupa mucho saber cuándo llegará el colapso del sistema sanitario y verse enfrentado a una situación de desborde de pacientes y preocupación por el contagio del personal de salud. A otro sector le preocupa la economía del país y cómo poder ir rehaciendo esta parte sin ser imprudente con la salud del otro. 

Lichy, enfermera en Chile.

En lo personal y como trabajadora de la Salud me preocupan ambas cosas. La angustia que se vive en los Centros Hospitalarios y el miedo a contagiar a tu familia, no es menor a la vez, observar cómo va creciendo la cesantía y la desesperación de las personas por mantener sus trabajos.

Yo pienso … ¿cuándo va a pasar esto?? … cómo irá ser la nueva normalidad?? … cuándo podrás salir a juntarte con tus amigos y familia?? …

Hasta ahora no hemos sufrido el colapso de hospitales ni nos hemos enfrentado a tantas muertes, pero, te preguntas … si ese momento llegará así como lo han sufrido otros países … Aún vivimos momentos de incertidumbres, tratando de imaginar y esperar que pronto llegue la “nueva normalidad” …

Marcelo desde Santiago de Chile, padre de Lichy.

Soy Marcelo Reuse Cartes, Ingeniero, 63 años, sin trabajo hace casi 2 años, vivo en la comuna de Las Condes, en Santiago de Chile.

Desde mi perspectiva y ya con bastante camino recorrido, puedo comentarte que en mi país vienen pasando cosas que han ido marcando nuestra vida. 

Hace poco más de 3 años atrás se inició en nuestro país un fenómeno migratorio, producto de que nuestro país sobresalía en la estabilidad económica, laboral, democrática, respecto de nuestros vecinos en Sudamérica. Es así como desde nuestros países vecinos de Sudamérica y de Centroamérica, como Haití, República Dominicana, Cuba, Colombia, Venezuela, Perú, Bolivia y otros en menor escala, fueron llegando a Chile, lo cual fue repercutiendo no solo en lo económico, lo laboral, si no que también en lo cultural. Nuestro país no tenía residentes de la raza negra, tuvimos que acostumbrarnos a su color, su vida, sus costumbres y obviamente a tenerlos como compañeros de trabajo … “no fue fácil” … Luego, a fines del año recién pasado, apareció otro fenómeno, el famoso “Estallido Social”. Que más bien fue un “estallido delincuencial”, con violencia a las personas, violencia a la policía y cuarteles policiales, violencia a las autoridades, además de destrucción e incendios a inmobiliario público, edificios particulares y público, a hoteles, universidades, empresas, supermercados, estaciones de la Red del Metro, locomoción colectiva, etc. Todo esto, llevó a la desobediencia civil. No respetar a la policía, a las autoridades de gobierno y comunales. Se perdió el respeto por nuestro prójimo, por nuestras ideas. El país se fue sumiendo en una recesión, considerando que debido al desorden público, todos los días no se podía concurrir a trabajar y no se podía circular en las calles. Por ello, varias empresas comenzaron a quebrar y a entrar en default … “tampoco ha sido fácil”… Hoy nos golpea una pandemia mundial, en que lo poco que quedaba en pie se fue derrumbando, como por ejemplo empresas cerradas, sin tráfico aéreo, escaso tráfico terrestre, encierros prolongados, cesantía laboral, muertes y sobre todo incertidumbre… Incertidumbre. ¿Qué pasará después de la Pandemia? … ¿Volverá es “estallido social”? … ¿Volverán los migrantes? … ¿Habrá normalidad? … ¿Qué tipo de normalidad? … en fin !!

Pero sobre todo, somos optimistas… Saldremos adelante, el ser humano se adapta y acostumbra a todo. Somos “seres de costumbres”. Los que quedemos tendremos que trabajar para ponernos de pié y salir adelante… Esperemos que los Gobernantes Mundiales, estén a su altura para lograr la normalidad.

 Milithza desde Santiago de Chile, hermana de Lichy.

¿Cómo ha cambiado nuestra vida con esta pandemia ? Es una pregunta que parece simple de responder, pero a medida que pienso, las respuestas pueden ser interminables y profundas. 

Ha cambiado todo! Desde como vestimos, hasta que pensamos. En mi casa todo ha cambiado. Usamos más los pijamas y menos los zapatos, cambiamos las cosas de lugar porque hemos convertido las piezas o el comedor en un salón de clase o de costuras, armamos rompecabezas para salir de la rutina y nuestro gran momento es salir a pasear a las mascotas. A pesar de todos los cambios y restricciones hemos logrado adaptarnos y unirnos aún más entre madres e hijas. Sin embargo, para mí, lo que más me hace pensar esta crisis, es que como los seres humanos no somos nada. Ni los avances en las ciencias, ni las tecnologías, ni los genios han logrado ir contra este virus. Hemos quedado pequeños e indefensos. Lo que más importa ahora es el amor al prójimo y la generosidad. Valores que no se compran a ningún precio. Espero que aprendamos a valorar la vida y a las personas que amamos, a valorar las pequeñas cosas, como ir a la playa y sentir el mar, ir al campo y sentir el viento, cuidar del planeta y de nosotros mismos.

Gabriela García desde Buenos Aires, Argentina. 

Te cuento David y a todos tus amigos. Vivo en Argentina con mi marido y mis hijos, y acá estamos haciendo la cuarentena ya 54 días. La verdad que nuestro presidente tomó medidas bastante anticipadas por suerte, entonces no tenemos la cantidad de fallecidos que otros países vecinos. Por lo tanto hubo tiempo para tener respiradores, camas en terapia intensiva, en fin, para que no colapsara el sistema. Y por ahora se está logrando. Lo que estamos mal es con la economía, aunque estamos bastante acostumbrados.Hay mucha gente sin trabajo, que depende de un plan del estado. El peor foco es capital y  gran Buenos Aires, que es donde vivimos nosotros, quedamos en fase 3, mientras el resto del país pasó a la 4, pero bueno. Alimentos no faltan, dentro de todo la gente hace las cosas bien, pero es tan extraño todo. Las calles  vacías, no ir a trabajar, los chicos sin ir al colegio y tampoco se sabe cuándo volverán. Estamos a la espera , parecería que el jueves volveríamos a trabajar, con horario reducido, pero no estamos seguros. De a poquito van agregando actividad, siempre con tapabocas y manteniendo la distancia. Bueno David, es más o menos el paisaje de éstos lados del mundo, espero que te haya sido útil y te mando un beso grande Goooooo!!!!

Enano desde Portugal. 

Soy José Torres, más conocido como Clown ENANO, soy Payaso de profesión y también de vida, pues es una especie de vitamina diaria terapéutica para mi, para divertirme sea cual fuere la circunstancia y el momento, como esta pandemia que tenemos la Suerte de vivir.

Para mi cualquier situación es una oportunidad de crecimiento personal por muy fea que se pinte. Estos dos meses de confinamiento han sido positivos para parar, dejar tranquila a la madre Naturaleza, estar con mi familia y dar aun más valor a las cosas que realmente valen la pena. 

Me he quedado sin trabajos. No sé cómo será mi futuro artístico, pero vivo el día a día y confío en la capacidad de reinvención que el ser humano tiene naturalmente y en nuestras potencialidades ilimitadas.

Clown Enano

Sé que estoy preparado para lo que venga y me entrego en cuerpo y alma a ello , aparte de estar muy agradecido a todo lo que la vida ya me ha permitido vivir y compartir por el Mundo . 

Vivo en una zona rural, en una aldea de no más de 200 personas, en la costa vicentina en Portugal, por lo que mis paseos y carreras por el campo nunca me ha faltado. 

Comparto mis 3 palabras mágicas diarias para cualquier situación: Calma, Paciencia y Confianza.

¿Y tú? ¿Cómo lo estas viviendo?

Goooooo

Artículos Relacionados:

Deja un comentario

Este blog utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Asumiremos que estas de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo deseas. Acepto Leer más

Política de Privacidad & Cookies