Home España Castellar de la Frontera

Castellar de la Frontera

por Sr. Pirulo
Fortaleza de Castellar.

No sé que tendrá la provincia de Cádiz que nunca deja indiferente a nadie. Cuando ya crees que lo has visto todo, que conoces sus Pueblos Blancos, sus playas, la campiña o la janda, salpicado todo de pueblos y rincones llenos de magia, de repente aparece en medio del Parque Natural de los Alcornocales un lugar llamada Castellar de la Frontera.

No hay un solo Castellar, hay dos, el nuevo y el viejo. Castellar Nuevo es un pueblo de colonización situado a 9 km del Viejo. Este fue el último pueblo planificado por el Instituto Nacional de Colonización en Cádiz. En 1971 se terminó el nuevo asentamiento y la mayoría de los castellarenses se trasladaron a Castellar Nuevo. Dentro del término municipal se encuentra la finca La Almoraida, uno de los mayores latifundios de Europa. Desde aquí podéis iniciar algunas rutas de senderismo como la conocida Ruta de las Mariposas.

Yo os quiero hoy hablar del Viejo Castellar, de lo que es conocido como el Castillo de Castellar, construido sobre un promontorio rocoso desde el que las vistas de la Bahía y el Campo de Gibraltar son impresionantes. Podemos remontarnos a la Edad de Bronce para oír hablar de esta localidad pero es en época de la conquista musulmana cuando coge identidad verdaderamente.

La fortaleza de Castellar (s. XII-XV) se encuentra perfectamente conservada aunque, lógicamente nada es eterno, está reformada. Fue declarada Monumento Histórico Artístico en 1963 y es justo decir que sus medievales piedras sufrieron el abandono durante años.

Se puede afirmar y asegurar que el Castillo de Castellar tomó preponderancia al formar parte del reino Nazarí de Granada, siendo uno de los castillos mejores amurallados y casi inexpugnable, por su misma situación natural.

Castellar tiene una parte bohemia ya que fue unos de los últimos reductos Hippies de Europa. Hasta aquí vinieron artistas y soñadores de todas partes del Continente buscando algo que no existe en ningún otro lugar del mundo, la luz del sur del sur.

Dormir dentro de la fortaleza es retroceder en el tiempo. Sus callejuelas, sus vistas y por supuesto, su gastronomía harán que quieras dejarte el pelo largo, dedicarte a la artesanía y fundar una nuevas colonia hippy.

Para llegar, la mejor opción es en vehículo propio o de alquiler. Esto te dará libertad de horarios y de movimiento. Justo en la entrada de la fortaleza se encuentra un punto de información donde pondrás encontrar todo lo que necesites para que tu visita sea perfecta.

Cádiz es pura magia. Cuídalo y no te lo pierdas.

Goooooooo

Artículos Relacionados:

Deja un comentario

Este blog utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Asumiremos que estas de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo deseas. Acepto Leer más

Política de Privacidad & Cookies